Enviamos el mismo día Envío gratis a partir de 20€50€95€ Derecho de devolución de 365 días +34 (0) 932930946 (lun.-vier. de 9:00 a 19:00)

MÁS QUE UN SIMPLE PRENDA

El proverbio que dice, una anciana tiene que tejer durante mucho tiempo, significa algo completamente diferente, pero, en el contexto de la ropa de punto, encaja bastante bien. Y es que la lana ha dejado hace ya tiempo la cesta de tejer de la abuela y convence por un gran abanico de variedad.

Las chaquetas tejidas y los jerseys tejidos son todo un clásico atemporal y vienen con puntadas gruesas o finas, estrechas o anchas, que también pueden disponer de patrones (tejidos) de todos los tamaños y formas. De manera que siempre encontraréis la...

leer más
1 desde 4
63 Artículo
1 desde 4

Ropa tejida

MÁS QUE UN SIMPLE PRENDA

El proverbio que dice, una anciana tiene que tejer durante mucho tiempo, significa algo completamente diferente, pero, en el contexto de la ropa de punto, encaja bastante bien. Y es que la lana ha dejado hace ya tiempo la cesta de tejer de la abuela y convence por un gran abanico de variedad.

Las chaquetas tejidas y los jerseys tejidos son todo un clásico atemporal y vienen con puntadas gruesas o finas, estrechas o anchas, que también pueden disponer de patrones (tejidos) de todos los tamaños y formas. De manera que siempre encontraréis la prenda adecuada para cada ocasión.

 

CÁLIDA PROTECCIÓN CONTRA EL FRÍO

Dependiendo del material y acabado, el tejido de punto tiene diferentes propiedades con las que se puede vestir con estilo a lo largo de todas las estaciones. En días fríos, las prendas gordas de lana o acrílico os mantendrán caliente mientras que un cuello alto os proporcionará un confort suave y hará que algunas bufandas sean innecesarias. Un representante ejemplar de este tipo de prendas es el poncho, que combina comodidad con un estilo perfecto. Para temperaturas más calidad existe una versión delgada que, simplemente puesta por encima, es una alternativa a la chaqueta bien práctica. Esto no sólo ahorra espacio en la bolsa, sino que también demuestra conocimiento en el tema de la moda. En cuanto al corte no hay límite. Las posibilidades van desde un corte regular, a otras variantes que marcan más el cuerpo, hasta cortes anchos, más cómodos y acogedores. Gracias a este surtido variado os podréis rendir a la tentación ya que encontraréis con seguridad una pieza tejida, sea cual sea vuestro gusto. Por supuesto, estas prendan cuentan con detalles variados, ya sean parches, bordados, mangas a raglán o bolsillos cosidos: el tejido nunca es aburrido.

 

TODOS LOS HORIZONTES CONTEMPLADOS

El clásico absoluto es, por supuesto, el suéter de punto, que será el centro de atención de la parte superior de vuestro vestuario. Marcas como Ezekiel y Volcom demuestran que esto es todo menos aburrido. Nuestra propia marca, Titus, también se está reinventando constantemente en este género.

Quienes prefiráis una prenda abierta, también encontrareis opciones con mucha facilidad. Chaquetas tejidas o cardiganes son fáciles de poner y son la elección perfecta para completar con estilo un conjunto. Sobre un top o una camiseta dan un efecto de mezcla de materiales. Especialmente los elementos de filigrana, como el encaje, se combina perfectamente con prendas de punto grueso. Encontraréis una maravillosa selección de prendas de este estilo de marcas como por ejemplo Rhythm, Forvert, Billagong o Cleptomanicx.

 

CUIDADO Y MANTENIMIENTO

La ropa de punto debe lavarse, siempre que sea posible, con agua fría (máx.30°) con un programa de lavado suave o, mejor aún, a mano, para que podáis disfrutar de vuestra ropa durante mucho tiempo. Un detergente que no sea demasiado agresivo y ciclos de lavado no muy a menudo también aumentarán la vida útil de la prenda. Las pinzas para la ropa son el enemigo natural de la ropa de punto, ya que, con la presión, la lana pierde su forma. Es mejor poner las prendas mojadas sobre un tendero o una correa, o incluso, si hay espacio, extenderlas sobre una toalla en el suelo.

Las fibras naturales, en particular, pueden hacer que se formen pequeños nudos en el suéter o cárdigan. Sin embargo, después de algunos lavados, las fibras deben reforzarse para que no formen nuevos nódulos. Si no queréis que aparezcan nudos, podéis cepillar suavemente los nódulos. Pero tened cuidado de no apretar demasiado, de lo contrario, pueden aparecer agujeros.

MÁS QUE UN SIMPLE PRENDA El proverbio que dice, una anciana tiene que tejer durante mucho tiempo, significa algo completamente diferente, pero, en el contexto de la ropa de punto ,... leer más »
Cerrar ventana
Knitwear - You don't have to ask grandma!

MÁS QUE UN SIMPLE PRENDA

El proverbio que dice, una anciana tiene que tejer durante mucho tiempo, significa algo completamente diferente, pero, en el contexto de la ropa de punto, encaja bastante bien. Y es que la lana ha dejado hace ya tiempo la cesta de tejer de la abuela y convence por un gran abanico de variedad.

Las chaquetas tejidas y los jerseys tejidos son todo un clásico atemporal y vienen con puntadas gruesas o finas, estrechas o anchas, que también pueden disponer de patrones (tejidos) de todos los tamaños y formas. De manera que siempre encontraréis la prenda adecuada para cada ocasión.

 

CÁLIDA PROTECCIÓN CONTRA EL FRÍO

Dependiendo del material y acabado, el tejido de punto tiene diferentes propiedades con las que se puede vestir con estilo a lo largo de todas las estaciones. En días fríos, las prendas gordas de lana o acrílico os mantendrán caliente mientras que un cuello alto os proporcionará un confort suave y hará que algunas bufandas sean innecesarias. Un representante ejemplar de este tipo de prendas es el poncho, que combina comodidad con un estilo perfecto. Para temperaturas más calidad existe una versión delgada que, simplemente puesta por encima, es una alternativa a la chaqueta bien práctica. Esto no sólo ahorra espacio en la bolsa, sino que también demuestra conocimiento en el tema de la moda. En cuanto al corte no hay límite. Las posibilidades van desde un corte regular, a otras variantes que marcan más el cuerpo, hasta cortes anchos, más cómodos y acogedores. Gracias a este surtido variado os podréis rendir a la tentación ya que encontraréis con seguridad una pieza tejida, sea cual sea vuestro gusto. Por supuesto, estas prendan cuentan con detalles variados, ya sean parches, bordados, mangas a raglán o bolsillos cosidos: el tejido nunca es aburrido.

 

TODOS LOS HORIZONTES CONTEMPLADOS

El clásico absoluto es, por supuesto, el suéter de punto, que será el centro de atención de la parte superior de vuestro vestuario. Marcas como Ezekiel y Volcom demuestran que esto es todo menos aburrido. Nuestra propia marca, Titus, también se está reinventando constantemente en este género.

Quienes prefiráis una prenda abierta, también encontrareis opciones con mucha facilidad. Chaquetas tejidas o cardiganes son fáciles de poner y son la elección perfecta para completar con estilo un conjunto. Sobre un top o una camiseta dan un efecto de mezcla de materiales. Especialmente los elementos de filigrana, como el encaje, se combina perfectamente con prendas de punto grueso. Encontraréis una maravillosa selección de prendas de este estilo de marcas como por ejemplo Rhythm, Forvert, Billagong o Cleptomanicx.

 

CUIDADO Y MANTENIMIENTO

La ropa de punto debe lavarse, siempre que sea posible, con agua fría (máx.30°) con un programa de lavado suave o, mejor aún, a mano, para que podáis disfrutar de vuestra ropa durante mucho tiempo. Un detergente que no sea demasiado agresivo y ciclos de lavado no muy a menudo también aumentarán la vida útil de la prenda. Las pinzas para la ropa son el enemigo natural de la ropa de punto, ya que, con la presión, la lana pierde su forma. Es mejor poner las prendas mojadas sobre un tendero o una correa, o incluso, si hay espacio, extenderlas sobre una toalla en el suelo.

Las fibras naturales, en particular, pueden hacer que se formen pequeños nudos en el suéter o cárdigan. Sin embargo, después de algunos lavados, las fibras deben reforzarse para que no formen nuevos nódulos. Si no queréis que aparezcan nudos, podéis cepillar suavemente los nódulos. Pero tened cuidado de no apretar demasiado, de lo contrario, pueden aparecer agujeros.